Curso de jabón 5: los aceites más usados

IMG_0508

Las grasas o aceites se componen de diferentes ácidos grasos, podemos distinguir entre ácidos grasos saturados y ácidos grasos insaturados. Los saturados son lo que llamamos (para entendernos) grasas duras, están en estado sólido. Y los insaturados son los aceites blandos o que están en estado líquido.

Dentro de los ácidos grasos saturados tenemos el ácido láurico que aporta espuma y limpieza, ácido mirístico que aporta dureza, limpieza y espuma, ácido palmítico que aporta dureza y persistencia en la espuma, y el ácido esteárico que aporta dureza y persistencia en la espuma.

Dentro de los ácidos grasos insaturados tenemos el ácido oleico que aporta acondicionado, el ácido ricinoleico que aporta limpieza, espuma y acondicionado, el ácido linoleico que aporta acondicionado y el ácido linolénico que aporta acondicionado.

Como podéis ver los ácidos grasos saturados aportan sobre todo dureza y limpieza y los insaturados aportan acondicionado.

Un aceite puede contener ácidos grasos saturados y también insaturados, dependiendo que la cantidad que contenga de cada uno de ellos aportará más dureza, limpieza o acondicionado.

En general, en una fórmula de jabón añadimos grasas  duras cuando queremos darle dureza, limpieza y espuma al jabón y usamos los líquidos para aportar el acondicionado. Dentro de esta generalidad dependerá de los ácidos grasos de cada aceite para que la fórmula resultante sea más elevada en limpieza o acondicionado.

Dependiendo de las características que queremos que tenga nuestro jabón usaremos un aceite u otro.

Los más usados y creo que no fallan en ningún jabón son el aceite de oliva y el de coco, uno líquido y otro sólido (aunque el aceite de coco está líquido a partir de 25 grados).

Deja un comentario